Ir directamente al contenido
Cerrar (esc)

Get $120 Off Your First Order!

Subscribe to receive your discount code via Email.

Se hunde en el hoyo

Las inmersiones en frío ofrecen una variedad de beneficios físicos y mentales, particularmente cuando se usan como parte de una rutina completa de recuperación y bienestar.

 

  1. Reducir la inflamación y el dolor muscular: las inmersiones frías ayudan a contraer los vasos sanguíneos, reduciendo el flujo sanguíneo a los músculos y, posteriormente, reduciendo la inflamación y el dolor. Esto puede resultar especialmente beneficioso después de entrenamientos intensos o actividades físicas.

  2. Mejorar la recuperación muscular: la temperatura fría del agua puede promover una recuperación muscular más rápida al reducir la acumulación de ácido láctico y otros subproductos metabólicos que contribuyen a la fatiga muscular.

  3. Reducir la hinchazón y el edema: las inmersiones frías pueden ayudar a reducir la hinchazón y el edema, especialmente en áreas con lesiones o inflamación de los tejidos blandos.

  4. Impulsar la circulación: la inmersión en agua fría desencadena vasoconstricción, seguida de vasodilatación. Este ciclo ayuda a mejorar la circulación sanguínea, entregando oxígeno y nutrientes frescos a los tejidos y órganos.

  5. Aumenta el metabolismo: la exposición a temperaturas frías puede activar la grasa parda, un tipo de grasa que ayuda a quemar calorías para generar calor, lo que provoca un ligero aumento en el metabolismo.

  6. Fortalecer el sistema inmunológico: la exposición regular al frío se ha relacionado con un aumento en la actividad del sistema inmunológico, lo que potencialmente mejora la capacidad del cuerpo para defenderse contra infecciones y enfermedades.

  7. Promueva la salud cardiovascular: la combinación de vasoconstricción y vasodilatación durante las inmersiones frías ejercita los vasos sanguíneos, lo que potencialmente promueve una mejor salud y función cardiovascular.

  8. Mejore la salud de la piel: el agua fría puede tensar y contraer la piel, lo que puede mejorar la apariencia de los poros y promover un tono y una textura más saludables.

  9. Alivio del dolor: Las inmersiones frías pueden actuar como un analgésico natural, proporcionando un alivio temporal del dolor en los músculos doloridos, el dolor en las articulaciones y las lesiones menores.

  10. Reducción del estrés: las inmersiones frías pueden desencadenar la liberación de endorfinas, lo que ayuda a reducir los niveles de estrés y ansiedad.

  11. Dormir mejor: algunas personas descubren que las inmersiones frías pueden promover un mejor sueño, ya que la práctica puede ayudar a relajar el cuerpo y la mente.